17) BIENESTAR, FELICIDAD Y DESARROLLO

POLÍTICAS SOCIALES PARA EL BUEN VIVIR


El desarrollo (económico, social y humano) será tan significativo como lo perciban las personas; esto es, su impacto debe manifestarse en la satisfacción de necesidades humanas. En efecto, las percepciones de bienestar son inherentes al éxito de las políticas sociales, como afirma el Informe de Desarrollo Humano (IDH) 2016: «El desarrollo humano consiste en ampliar las libertades de modo que todos los seres humanos puedan aprovechar las posibilidades que consideren más valiosas». Según el IDH las dos libertades requeridas para el progreso efectivo de la condición humana son: 1) «la libertad de bienestar personal [...] representada por los funcionamientos y las capacidades»; 2) «la libertad de agencia, representada por la voz y la autonomía».